El seísmo de magnitud 6 en Amatrice, Italia, ya ha causado la muerte de al menos 250 personas y más de 350 heridos. Los drones fueron una gran ayuda en las tareas de búsqueda de supervivientes durante las primeras horas. También nos facilitaron las imágenes desoladoras del pueblo destruido. Prosiguen las operaciones de búsqueda y rescate entre los escombros bajo la amenaza de múltiples réplicas.

El Gobierno de Italia y las autoridades de Protección Civil monitorizan el epicentro del terremoto y registran las réplicas, más de 1000 hasta la fecha que dificultan todas las tareas.

Fuente Europa Press

Share
This